1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Abanico Ibérico 100% Bellota

7,9847,85
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Carrillera Ibérica 100% Bellota

7,7346,35
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Chuletero Ibérico 100% Bellota

9,9859,85
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Costilla Ibérica 100% Bellota

5,1630,93
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Lagarto Ibérico 100% Bellota

7,9847,85
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Lomo de Tocino Ibérico 100% Bellota

2,0812,45
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Lomo Ibérico 100% Bellota

9,0054,00
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Lomo Ibérico 100% Bellota Adobado

9,5056,85
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Mogote – Cabecero Ibérico 100% Bellota

7,9347,55
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Panceta Ibérica 100% Bellota

5,6934,11
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Pluma Ibérica 100% Bellota

8,7552,50
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Presa Ibérica 100% Bellota

10,1560,90
1 kg.
1,5 Kgrs
2 Kgrs.
2,5 Kgrs
3 Kgrs.
500 gr.

Secreto Ibérico 100% Bellota

9,6858,05

Solomillo Ibérico 100% Bellota (Pieza de 400 g aprox.)

11,00

Frescos Ibéricos

La carne de cerdo es un alimento imprescindible en todas las etapas de la vida pues contiene un alto contenido en proteínas de alto valor biológico y aporta diversos minerales.

Los frescos de cerdo y los productos cárnicos son alimentos que ocupan un lugar destacado en nuestra alimentación debido a sus características nutricionales y a su tradición gastronómica. A nivel mundial la carne de cerdo es una de las más consumidas. España es el cuarto productor a nivel mundial, por detrás de China, EE.UU y Alemania, lo que nos sitúa como segundo productor a nivel Europeo.

El doctor, en su ponencia titulada ‘El papel de los frescos de cerdo en la alimentación’, resaltó que la carne de cerdo presente una gran diversidad de cortes y de productos cárnicos que se adaptan a las diferentes situaciones fisiológicas o patológicas de los individuos, así como a los requerimientos de los diferentes grupos de edad.

Por ello, se ha destacado que durante la infancia la carne de cerdo aporta proteínas de alto valor biológico necesarias para el crecimiento y el desarrollo de los huesos en los niños, es una carne de fácil digestibilidad y es fuente de vitaminas B6 y B12 que ayudan al funcionamiento normal del sistema inmunitario. Además aporta fósforo que contribuye al mantenimiento adecuado de los dientes con un aporte limitado de grasa, con un perfil altamente insaturado.

Durante el embarazo y la lactancia se incrementan los requerimientos nutricionales, por ello la carne de cerdo es idónea para ayudar a las mujeres a cubrir estas necesidades nutricionales ya que es rica en proteínas, minerales y vitaminas, como la ‘B6′, que ayuda a regular la actividad hormonal.

Por su parte, en personas mayores sus proteínas ayudan a conservar la masa muscular y al mantenimiento de los huesos, además la carne de cerdo es de fácil masticación y altamente digestible lo que ayuda en esta etapa de la vida.

Por último, los deportistas también necesitan unos requerimientos nutricionales específicos y la carne de cerdo magra, por su contenido proteico, asegura el suministro de aminoácidos esenciales, además su destacado aporte de vitaminas del grupo ‘B’ que ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga y los minerales como el hierro, el zinc y el potasio contribuyen al adecuado funcionamiento de los músculos. Además su contenido proteico tiene un efecto saciante, lo que la hace un alimento perfecto para personas con obesidad.